Diario de la luz

Reciprocidad

Parece que los últimos días de Ramadán, no me están trayendo buenos momentos. Parece que todo es una vez más una prueba a mis sentimientos, a mi fe, a mis creencias.

Es difícil conciliar mis sentimientos, en un estado de cosas que no trae sino malos recuerdos. Es difícil, pues soy un ser humano, a fin de cuentas imperfecto, de naturaleza insatisfecha, agobiado por deseos y pensamientos que no podemos sino clasificar de humanos.

Vienen a mi hoy recuerdos de lo que fui, de lo que soy, y me agobia el pensamiento sobre lo que seré. Una vez más siento que mi vida es un dar, que luego se convierte en un rechazar, tras el paso del tiempo, cuando uno se cansa de dar y no recibir.

Paso revista a los recuerdos, y no veo sino personajes que pulularon a mi lado, buscando un beneficio, el que fuera, de su relación conmigo. Alguien un día me llamo egoísta, y ya hace tiempo me di cuenta de lo estúpida que fue esa persona al calificarme con el único adjetivo que no siento me puedan aplicar.

Podrán decirme, inconstante, nervioso, cruel, y que se yo que otras cosas, pues no me creo q estas alturas ya muchas de ellas. Pero llamarme egoísta, es una aberración.

Me he pasado la vida dando. He dado dinero a quien no lo tenía, ayudado a quien lo necesitaba, dado de comer a quien ni siquiera era capaz de cuidar de mi o de mi casa, he dejado no uno sino varios negocios en manos de mis ex, por no discutir. Me he dejado robar, he soportado el mono de mas de un amigo al que ayude a escapar de la droga. He antepuesto mis deseos a los de los que estaban a mi lado.

Solo recuerdo a una persona a la que de verdad, hice daño, a la que rompí su corazón. Por dos veces, fui cruel con ella.

Busco en la vida, la reciprocidad sincera en la relación, ya sea esta de amistad, de amor, de compañerismo, de trabajo, o cualesquiera que sea el modelo de relación, y siempre encuentro lo mismo.

Cedo, doy, regalo, incluso soporto, pero cuando reviso la cuenta, no veo la vuelta. Lo mas, quejas sobre mi personalidad, sobre mis formas, sobre mi capacidad de anular al que esta a mi lado. ¿Cómo? No lo se, no tengo la culpa si algunas personas se sienten así, y ya descubrí hace tiempo que son ellas quienes deben revisar sus conceptos, pues yo, me conformo con poco.

Solo busco, lo que nunca encontré.
Quedan pocos días para finalizar Ramadán, y mentiría si no dijera que esta siendo una de las pruebas más duras de mi ser, no por la abstinencia, no por los momentos, sino por un conjunto de cosas,  que llenan de inquietud la paz que tanto ansío y que se me escapa a veces como agua entre los dedos, como arena de la playa.

Navego por el mar de la  vida, con una guía que ilumina me destino, pero al mismo tiempo vivo la zozobra de mis pensamientos. O maldito Saytan, aléjate de mi, déjame seguir mi camino, que adonde voy, esta el amor. A donde yo navego no tienes cabida..

Audhu billahi min al-shaitan ir-rajim
Busco el refugio en Allah de Shaytan el maldito