La expulsión de los moriscos. Replica a los voceros de la mentira

Hace tiempo que no escribo, quizás  porque ando disfrutando de los mejores momentos de mi vida, tras casarme por fin,…

Hace tiempo que no escribo, quizás  porque ando disfrutando de los mejores momentos de mi vida, tras casarme por fin, con mi adorada Aicha. Pero desde el viaje a España para casarme, momento en el que compre (y debo decir que por última vez)  el último número de Historia de Iberia Vieja, y leí uno de sus artículos, “La Expulsión de los Moriscos. Historia de un desencuentro” de Iván Ramila, este articulo empezó a dibujarse como algo necesario. Algo que debía hacer. (Articulo parcialmente publicado en Internet)

Porque frente a la mentira, frente a la islamofobia latente de algunos, y frente a los artículos académicos escritos con nulo o escaso rigor, solo cabe cuando menos, la replica.

Mucho me recuerda lo escrito, a la historiografía franquista en la que bebí mis fuentes, en aquellos tiempo de Viriatos, Jabatos y Capitanes Trueno, junto al mito del Mio Cid, y que ahora muchos rescatan en su miedo y sus fobias. Menos mal que mi padre y mentor, me enseño a buscar el conocimiento de todas las fuentes posibles, pues “nunca sabes cual es mejor agua, sino las pruebas todas”.

Lo que mas me molesta del artículo de este personaje, Licenciado en Periodismo, Derecho y Criminología, y conocido por su faceta radiofónica, con programas como La otra dimensión, o su participación en Enigma, Año Cero, y otra suerte de revistas y programas de gama marrón, empaquetados para la mass media, donde el rigor siempre es el gran ausente, escriba un artículo tan cargado de tintes xenófobos, de contenido claramente islamofobo, y con muy poco rigor histórico, aunque eso ya es mas normal, en revistas de este tipo.

Afirmaciones, opiniones vertidas con tintes xenófobos y muy inexactos, salpican de principio a fin, un articulo distorsionado, que escrito en estos días, no es sino piedra vehicular para dar a un más, alas a la corriente islamófoba, que pulula por la que ellos denominan Eurabia (que cosas las de estos intelectualoides xenófobos para dar nombre a sus miedos).

Iremos parte a parte.