Diario de la luz

Basta ya! Paz en Oriente Próximo

Consternación, dolor, tristeza, impotencia, rabia, solo son unas pocas palabras que no pueden expresar el sentimiento que producen las noticias sobre los hermanos palestinos.

Vergüenza, hipocresía, falsedad, y otras muchas, las que contemplo cuando veo el comportamiento de nuestros lideres occidentales, los nuevos neos al estilo Sarkozy, otros que se les llena la boca de frases al estilo Alianza de Civilizaciones, y los Obama, que al fin demuestran que tras la piel de cordero no son sino el títere del lobby sionista, quizás el elemento mas anti-judío de toda la tierra.

Esta forma de genocidio del pueblo palestino, con la aquiescencia de la rica CEE, la poderosa EE.UU., y la ingobernable Rusia, junto con la hipócrita ONU cuyo valor legal queda ya a la altura del infierno humano en que hemos convertido nuestro mundo, es de facto, una replica dolorosa e inhumana, del genocidio judío practicado por los Nazis.

En aquella ocasión, los gobernantes ingleses, americanos, la propia iglesia Católica, y el pueblo germano, miraron a otro lado, con nefasto resultado, escribiéndose una vez más, un capitulo vergonzoso de la historia de la humanidad.

En esta. No difiere ya mucho el asunto. Una población asfixiada económicamente, sin recursos básicos, expoliada durante décadas, de la cual ha surgido el germen de la violencia, que también debemos condenar, sirve de pretexto, a los dirigentes de un Estado que se dice Judío, y que práctica, una forma de vida, contraria a sus propias leyes y su religión.

Oigo por la mañana a politólogos de carnet, que condenan la barbarie, pero al fin, dejan caer la coletilla, de “Israel tiene derecho a defenderse”, y parece que esta, es la pobre excusa, que nos permite mirar hacia otro lado.

¿Dónde esta esa ONU para imponer una solución? ¿Dónde están los libertadores de Irak, Afganistán, Vietnam? ¿Dónde los que quisieron imponer sus normas en los Balcanes?

Están en sus poltronas, hipócritas ellos, dando vueltas a la tortilla con su dialéctica imposible, su hipocresía falsaria.

Están con eso que llaman democracia, cuando el resultado es el que conviene a sus intereses. Ese invento de algunos, que no funciona nada más que allí donde miran a otro lado, donde tienen la panza llena, los bolsillos repletos.

Leo con asco, el formato aséptico de la Agencia EFE, que manipula la información para decirnos, que “…las victimas en su mayoría combatientes de Hamas…”, y que repiten de igual forma manipuladora, la mayoría de los sistemas de prensa y comunicación, dejando al final la mirada del espectador, lejos de la realidad meridiana.

Con todo esto, la alineación del Islam con el terrorismo, será nuevamente la semilla del Saytan en nuestro mundo. Frente al ataque indiscriminado, surgirá nuevas respuesta indiscriminadas, que convertirán una vez más, a los inocentes de ambos bandos, en victimas de la barbarie de unos políticos, merecedores del castigo de Nuremberg. Pero claro, esa forma de justicia, solo es para perdedores. Nunca para los ganadores.

¿Pero ganadores de que?

Siento decirlo, pero el único nombre que se me ocurre, es el de Holocausto que tantas veces organizaciones judías reclamaron para si mismos. Ellos destruirán el Geto de Gaza, el Geto de Cisjordania, como en otro tiempo, las cruces gamadas destruyeron otros tantos, o en otro hora, los deudores reyes, señores de la cristiana Europa, hicieron con los progroms. Ahora, son los nietos de las victimas, quienes apagan la llama del recuerdo del holocausto con la sangre de sus victimas, con la ignominia de su vergüenza, el genocidio del pueblo palestino, cuya definición legal, se ajusta perfectamente a la actitud y acciones del Estado de Israel.

Niños y ancianos con tasas increíbles de mortalidad, ausencia de medicinas básicas, de alimentos básicos, enfermedades, hambre, muerte, destrucción, muros, vigilancia, … no hace falta llevar una estrella en el pecho. Basta tener la piel oscura, y vivir al otro lado del muro del geto.

Gente del libro, no permitáis que el Estado Israelí, cometa el mismo pecado que cometieron contra vuestro antepasados. Gente del libro, no sigáis los dictados de quienes en una sola brizna de asomo, son condescendientes con este pecado de lesa humanidad. Ateos, agnósticos, que os decís demócratas o liberales, no os alineéis con ellos. Hermanos, poner vuestro grano de arena, en vuestras oraciones, en vuestras acciones. Y sobre todo, que ninguno de todos nosotros, se deje llevar por la semilla de la destrucción, que no es sino la obra del Saytan.

Aquellos que habláis del derecho a la defensa, abrir vuestros corazones, revisar la historia, mirar al cielo, y después, seguir vuestro camino.

Basta ya!
Salam aleikum wa rahmatullah wa barakatu