Diario de la luz

Dia Internacional para la Erradicación de la Pobreza

Normalmente no soy amigo de los Días Internacionales de XXX, de YYY. Sin embargo desde hace mucho tiempo, siempre he sentido especial dolor por la pobreza, y hoy 17 de Octubre, es el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza.

Por ello, creo que este día pese a mis convicciones merece una pequeña reseña en mi blog, un rato de mi tiempo y un pensamiento abierto a aquellos lectores de mi blog que lo deseen.

Uno de los problemas de la pobreza, entendida casi siempre desde el marco norte-sur, primer mundo tercer mundo, y en menor medida con la pobreza interior de los países industrializados y ricos, donde cada vez más, se desarrollan gigantescas bolsas de pobreza, como esta ocurriendo en Estados Unidos y Europa, no es sino el reparto desigual de los recursos económicos.

En el caso de la pobreza del Tercer Mundo, podemos decir que no es sino el resultado de cientos de años, de políticas colonizadoras, que desestabilizaron las economías locales, destruyeron formas de vida en beneficio del Primer Mundo. Poco o nada a cambiado la colonización, pues si bien todos los países han alcanzado su libertad política y económica, esto no es sino de facto una gran mentira y una forma de colonización económica y una gran hipocresía..

Una mentira que se traduce en gobiernos corruptos, que permiten la expoliación de los recursos naturales de esos países. Recursos necesarios para el mundo industrializado y rico, repleto de comodidades en el que muchos de nosotros vivimos.

En días como estos, nos recuerdan que debemos ser altruistas, generosos, y ofrecer nuestra ayuda económica que muchas veces se traduce en el mantenimiento de personajes públicos, organismos oficiales y ONGs, que no son sino instrumentos económicos que han pasado a formar parte de la hipocrita cadena de producción capitalista.

Titulaciones universitarias adecuadas al marco de las ONGs, master en Cooperación Internacional, ricas galas de caros cubiertos donde la crema de una sociedad capitalista se da cita con sus mas caros vestidos y joyas, tratan de hacernos olvidar la miseria producida por ese estado de cosas tan hipócritas.

Olvidan los promotores, quizás, que la mejor cooperación esta en manos de quienes no quieren que esta situación revierta, pues el mundo industrial necesita donde dejar sus desechos radioactivos, tóxicos, necesita la madera de sus bosques a bajo precio, la mano de obra barata para las caras ropas deportivas y elementos electrónicos. Olvidan que la industria farmacéutica (ver El Jardinero fiel merece la pena) tiene un verdadero chollo en la existencia de un mercado tan extenso como es la pobreza. Olvidamos muchas veces, que hombres y mujeres viajan del norte al sur, para violar, destruir, abusar, de los menores en un vergonzoso turismo sexual que acampa a sus anchas allí donde la pobreza existe, no importe la religión del lugar, ni las políticas restrictivas.

En este estado de cosas, los lacrimógenos anuncios de la pobreza que en todas los medios se emiten, no hacen sino crearnos una sensación molesta, que solucionamos con pequeñas donaciones, de destino incierto y a veces preocupante.

Erradicar la pobreza, requiere una visión más global, que nos permita entender los mecanismos que la generan, y en la medida de lo posible, actuar en consecuencia.

Cuando compras determinadas marcas de ropa deportiva, objetos del todo a cien, determinados alimentos expuestos en nuestras hermosos mega centros comerciales o compras caros muebles de hermosas y exóticas maderas, estas comprando miseria, abusos laborales, destrucción de hábitats naturales.

La erradicación de la pobreza no es posible sin una conciencia social colectiva, que comienza en lo cotidiano, en lo personal, en lo profesional y laboral, en nuestros gastos.

De poco o nada sirven las campañas de concienciación si no somos capaces de comenzar por nosotros mismos y nuestro entrono mas directo, sino comprendemos la raíz del problema, sino actuamos en consecuencia.

No quiero dar opinión sobre unos u otros métodos, que a mi entender son mucho más validos, que la caridad, del modelo de las religiones monoteistitas, como puede ser el comercio justo, los proyectos de capacitación locales, los proyectos formativos, pero si decir que existen y que debemos conocer.

Yo por mi parte, después del Ramadán, después de ver y sentir lo que veo en la que es mi tierra de adopción, Marruecos, he sentido y siento, la pobreza con otra perspectiva, que me afirma más en la creencia de que muchos de nosotros, en parte somos responsables, con nuestros actos y con nuestras omisiones.

Con esa conciencia, uno comienza a cambiar su forma de actuar y sentir, realizando pequeñas contribuciones, muchos más útiles que una simple donación.

Di no a la pobreza. Comienza por conocer sus problemas. No dejes que te engañen con mensajes publicitarios lacrimógenos. Si tienes un rato, sigue los enlaces, lee, busca y descubre otras informaciones que quizás te permitan entender de una manera global el vervdadero problema y sus posibles soluciones.