Diario de la luz

Pensamientos desde el egoismo

Que difícil es amar de verdad. Que difícil es ser simplemente un ser humano, cargado de deseos insatisfechos, que forman las cadenas de nuestro sufrimiento. Prisioneros de una mentalidad que nos llena de miedos, angustias, deseos.

Trato de evitar los pensamientos negativos que recorren mi alma, y los dominio en la mayoría de los casos, pero no puedo negar que la situación me esta pudiendo cada vez más. No son solo ya pensamientos lucidos, sino que ya se transforman en sueños dolorosos, pesadillas que atormentan mi descanso. Ya no duermo tranquilo desde hace unos días.

Me pregunto muchas veces de que me quejo, y por si mismo no encuentro motivo, pero mi otro yo se encarga de darle vueltas a la situación llevándome allí donde no quiero ir.

¿Como es posible que un solo deseo pueda atormentar de forma tan estúpida a quien en su interior ve nacer un sentimiento de puro amor? ¿Como puede ver mi estabilidad interior tambalearse por estas cuestiones?

Siento el miedo a mi alrededor. No solo mi miedo, sino también el suyo. Miedo al fracaso, miedo a la infelicidad, al futuro.

¿Pero que es la infelicidad sino precisamente el sentimiento que surge de los deseos insatisfechos, que no son sino materiales y humanas cuestiones que no deberían realmente importarnos hasta tal punto de atormentar nuestra alma?

Con amor, en un espacio de comprensión, todos los problemas se deben superar, y debemos crecer día a día. No vale pensar que yo di más y el otro menos, sino pensar, que puedes darle tú a él. Ahí reside el verdadero amor.

Se por mi mismo, que el sentimiento del amor, es capaz de modificar a la persona, de cambiarle sus conductas, de hacerle sentir de forma distinta la vida en su paso diario. Lo se, porque siento ese cambio en mi, lo siento en ella.

Con estos pensamientos, me pregunto a veces, si realmente tengo amor para dar, o sólo soy una fachada exterior, que oculta un edificio lleno de egoísmo, de deseos insatisfechos, de rencores que no terminan de cicatrizar.

Mejor, lo dejo aquí, pues tras 4 días sin tabaco, la verdad es que me siento algo tenso, duermo mal, estoy de mal carácter, y no parece que tenga tranquila mi alma, llena de pensamientos, de angustias y de dolor, que no encuentran la calma, excepto cuando estoy a su lado.

Sólo a su lado, me pierdo en mi jardín, cavo, rastrillo, abono y cultivo, lo mejor que hay en mi. Todo para ella, para la dueña de mi corazón. Solo a su lado, siento la calma de su amor.

¿Porque no puedo estar a su lado siempre?