Diario de la luz

Hoy es un dia hermoso

Hoy es un día hermoso. Lleno de la luz y del color de la primavera mediterránea. El silencio de las calles, el trinar de los pájaros, son mis compañeros. No apetece ni tan siquiera, oír música, o alterar el momento.

Mientras preparo la comida, mi corazón viaja hacia otro lugar, buscando la compañía de la persona amada. El dolor de la ausencia de otras personas queridas, queda mitigado por el convencimiento que el tiempo, la paciencia, arreglará las cosas.

Inchallah

Entre tanto, los segundos se hacen minutos, los minutos horas, las horas días, y la distancia una eternidad, tan solo rota por el sentimiento de amor, de paz, que embarga mi corazón.

Anoche supe, que los padres de Aicha no se oponen ni se molestan por nuestro matrimonio, y que por el contrario, tengo una familia que me recibirá con los brazos abiertos.

Anoche, los dos superamos en parte esos miedos que clavados como una espina dos llenaban de angustia y desazón.

Poco a poco, el camino se va abriendo, lleno de luz, de amor, de calor.

Dos luceros negros me miraban
Y a mi corazón preguntaban
Una única respuesta les daba
Y ella sabia que la amaba

Voces de mi amada,
Ríos de miel en mis sentidos
Luz de su mirada,
Es por la que yo vivo

No importa el tiempo,
Ni la distancia nos apaga,
Pues le fuego esta encendido
Y muy viva es la llama.