Diario de la luz

Perdonar, olvidar, amar

Es duro saber que a quien quieres, a quien sientes en tu corazón, nada importan tus sentimientos. Es duro, cuando descubres, que el dolor, el rencor, la indiferencia, esta instalada en su corazón.

Más aun, cuando en tu interior, percibes que los motivos que a esa situación nos condujeron, son nimios, asuntos baladís. Que además, simplemente quieres pedir perdón, sin más explicación, sin mas intención, que la de abrir tu corazón.

Hoy es para mi un día triste, donde las lagrimas son mis compañeras, donde la oscuridad se cierne en mi interior, como una losa pesada que me aleja de aquello que quiero.

No puedo hacer nada, salvo esperar que el transcurso de la vida, aclare esta situación, que el tiempo sea la medicina que cure las heridas, y seguir mi camino, en la esperanza de que esto ocurra, y aquellos que me guardan rencor, odio o simplemente no me aman como yo les amo, me perdonen.

Inchallah